El Mediterráneo interior

La plana de Requena-Utiel es una extensión de la meseta castellana en tierras valencianas. Antaño tierra fronteriza entre moros y cristianos, hoy se entrega al cultivo de la vid que cubre la mayor parte de sus onduladas tierras, mientras que al noreste, donde el Turia se encajona entre escarpadas paredes encontramos un paisaje que nos recuerda al Pirineo oscense.

 

Tomamos como punto de partida para nuestra ruta la población de Requena, en el límite entre las provincias de Valencia y Cuenca, a la que perteneció hasta mediados del siglo XIX. Su posición fronteriza entre los reinos de Castilla y Valencia ha marcado la mayor parte de su historia, los ajetreados años de guerras en que los reinos se disputan este enclave estratégico tiñeron de sangre los campos de la meseta. Hoy esos campos se encuentran cubiertos de vides que suponen el motor económico de la actual Requena y su entorno. Tradición vinícola que le viene de antaño ya que se tienen noticias de tal actividad desde el siglo VII antes de Cristo, mientras que la denominación de origen Utiel-Requena data de 1932.

La moderna Requena se ha desarrollado alrededor del Barrio de la Villa, casco histórico de la población. Sus estrechas callejuelas de marcado carácter musulmán, aunque se han encontrado restos de asentamientos ibéricos, romanos y visigóticos, discurren entre antiguas casonas encalas, algunas de ellas blasonadas bajo las cuales se encuentran números cuevas usadas como almacenes. En el recinto se encuentran tres bellas iglesias, la de Santa María, la de San Nicolás y la del Salvador y en la parte más alta la Alcazaba, de la que se conserva la torre del homenaje y que en la actualidad alberga el museo del vino, conservándose del recinto amurallado además las torres de Montijana y San Julián.

13-	La ruta discurre por un espacio natural de gran belleza surcado por numerosos barrancos y desnivelesIniciamos nuestro recorrido y abandonamos Requena en dirección norte, por una llanura suavemente ondulada recortada por pequeños arroyos, rodeados en todo momento por campos de vides, algunos ya centenarios y otros más recientes que aplican nuevas técnicas de cultivo. Según avanzamos hacia la Sierra de Juan Navarro, las vides se alternan con algunos campos de olivos y almendros, mientras que el terreno se vuelve más escarpado. Desde Estenas nos adentramos en la sierra siempre en dirección norte y el pinar comienza a cubrir el terreno dejando atrás las vides mientras ganamos altura. El camino serpentea entre pinares y riscos ofreciéndonos unas bellas vistas de la zona, sorteando barrancos que quiebran el terreno dejando a un lado el Pico Rope, el más alto junto al que circulamos. Es en este punto donde alcanzamos nuestra mayor altitud rozando los 1.100 metros, en un recorrido con muchos desniveles que nos llevan desde los 700 metros en el punto de inicio hasta los poco de 200 al superar el cauce del rio Turia. Toca ahora descender lentamente por la ladera de la sierra, entre ramblas y pequeños valles aprovechados para el cultivo del olivo.

18-	El embalse de Loriguilla aparece ante nosotros rodeado de montañas, y cuya construcción obligó al traslado de las poblaciones de Loriguilla y Domeño Hacia el final de este tramo avistamos el embalse de Loriguilla, Que embalsa las aguas del rio Turia y que obligó al traslado de las poblaciones de Loriguilla y Domeño. Nos adentramos en la comarca de Los Serranos o La Serranía, un territorio muy accidentado y abrupto en su mayor parte que ha provocado un ancestral aislamiento con una gran dispersión de pequeñas poblaciones y que tiene al rio Turia como eje central de cohesión. Poco antes de llegar a la pared de la presa podemos admirar los impresionantes farallones entre los que discurre el rio, comenzando aquí las hoces que tienen una longitud de cuatro kilómetros y paredes casi verticales de más de doscientos metros y que son utilizadas por los aficionados para practicar la escalada.

En la margen izquierda del rio, en un lugar de inusitada belleza se levanta, trepando la ladera de la montaña la localidad de Chulilla abrazada por la hoz del rio. Los vestigios encontrados indican que el lugar sobre el que se asienta la localidad ya se encontraba habitado 1.000 años a.c., pero en época de la dominación musulmana cuando se asienta una población estable y comienza su desarrollo al amparo del castillo situado en la parte más alta, sobre un peñón que recibe el mismo nombre. Su privilegiada posición, dominando dos valles y paredes verticales permitieron que solo hubiera que construir murallas en su lado este. Castillo montano inexpugnable fue ocupado por los cristianos gracias a un acuerdo entre Jaime I y Abu Zayd, teniendo durante las guerras carlistas gran importancia, e iniciándose posteriormente su progresivo deterioro, conservando una de sus líneas defensivas y parte de algunas de sus dependencias.

Chulilla se alza sobre un paisaje de indudable belleza, descolgándose por la ladera de un peñón a los pies del castillo en una de las hoces del río Turia

Chulilla se distribuye por la ladera a través de estrechas calles que siguen las curvas de nivel del terreno, con empinadas cuestas y escalinatas entre casas de fachadas simples, sin adornos y encaladas al más puro estilo mediterráneo. Como en toda la cuenca del mediterráneo se encuentran cavidades con pinturas rupestres que representan Figuras humanas, escenas de cas o danza entre otras. También el agua es uno de los atractivos de Chulilla, cuenta con varias zonas naturales para disfrutar como en la cuenca del Turia como es el Charco Azul, la Peña o la Judía, además de un balneario de Fuencaliente cuya agua procedente directamente de un manantial fluye a una temperatura constante de 23º.

Imponentes riscos flaquean nuestro paso durante toda la rutaContinuamos hacia Sot de Chera por un agreste y espectacular paisaje siendo sede del Parque Geológico de la Comunidad Valenciana. Situado junto al cauce del rio Sot, en un estrecho cañón, sobre el que se alza una Atalaya para vigilar la línea fronteriza entre los reinos de Toledo y Valencia. La estructura del pueblo es muy similar a la del resto de pueblos de la comarca, casas encaladas de dos alturas alrededor de estrechas calles. Continuando con nuestro recorrido seguimos por la sierra de En medio, un camino que nos lleva por las alturas permitiéndonos disfrutar del magnífico paisaje cubierto de carrascas y romero. A nuestros pies observamos el embalse de Buseo, el primero de la comunidad valenciana. Avanzamos por el camino que cuelga sobre los impresionantes barrancos y los riscos que vigilan sobre nosotros y sin darnos cuenta nos encontramos en una llanura, una meseta repleta de carrascas, enebros, romero, algunos campos de cultivos y almendros. Avanzamos sobre los precipicios de la sierra del Burgal que nos ofrecen grandes vistas de la comarca, el embalse y la Sierra de Tejo, antes de comenzar el descenso en busca del final de las sierras donde abunda la presencia del pino y la carrasca que poco a dejan espacio de nuevo a la vid.

Palacio Medieval de los Menaguerra, donde se dice que pernoctaron los restos mortales del Cid Campeador y todo su séquitoSiete Aguas marca el final del recorrido, una localidad que hace honor a su nombre y donde encontramos numerosas fuentes y manantiales con una excelente calidad de sus aguas. Siete Aguas se encuentra situada en la Sierra de Las Cabrillas, un terreno muy accidentado y de un gran valor paisajístico que separa la Hoya de Buñol del altiplano de Requena y que la convierte en lugar ideal para el inicio de diferentes excursiones por los alrededores. Lugar de paso tradicional entre Valencia y la meseta, a la entrada del pueblo se encuentra el Puente Real y Concejil, construido en 1780 para sustituir a otro anterior de madera y que era el primero que desde la costa había que cruzar de camino a la meseta, a pocos metros y aunque no en su ubicación original se encuentra La Cruz Pairal o Peirón del Siglo XV, de estilo gótico flamígero que delimitaba el reino de Valencia del de Castilla. En el casco urbano, junto a la iglesia parroquial se encuentra Palacio Medieval de los Menaguerra, donde dice la tradición que reposaron los restos mortales del Cid y su séquito durante su traslado desde Valencia.

La ruta es apta para cualquier todo camino sin ofrecer dificultades dignas de mención. Tan solo la presencia de nieve o algún desprendimiento imposibilitará la realización de la ruta.

CARTOGRAFÍA

Los mapas utilizados son los del Servicio Geográfico del ejército, serie L, escala 1:50000. Hojas: 27-27 (694), 27-28 (720).

Los mapas se pueden descargar gratuitamente desde el centro de descargas del Instituto Geográfico Nacional. La primera vez es necesario registrarse

{zhgooglemap:6}

ALOJAMIENTO

Gran parte de la ruta discurre por una zona con baja densidad de poblaciones con núcleos muy dispersos por lo que conviene tener previsto el alojamiento si deseamos pernoctar a mitad de ruta.

PARA SABER MÁS

La web del ayuntamiento de Requena ofrece numerosa información sobre la localidad y su entorno: www.requena.es

Para profundizar en la comarca de Los Serranos o La Serranía, la web de la mancomunidad será nuestra mejor aliada: www.laserrania.es

El ayuntamiento de Siete Aguas ofrece a través de su web numerosa información sobre la localidad, su entorno y otras actividades. www.sieteaguas.es